Desde tiempos remotos, las telas japonesas han sido confeccionadas con distintas plantas: la banana y el cáñamo son algunos ejemplos. Uno de estos materiales antiguos es el fujifu, una tela fabricada con las ramas de las gilicinas japonesas, pero lamentablemente, después de la aparición del algodón, su producción disminuyó hasta desparecer.
Sin embargo, en 1986 Masao Koshihara, un artesano de tercera generación especializado en chirimien, una seda de alta calidad, decidió restaurar la técnica tejiendo un obi y así reinició la producción.

coisihara

Unos años después la técnica fue reconocida por el gobierno japonés como “Bien de Interés Cultural Inmaterial”, dándole de esta manera una reconocimiento que evitará su pérdida.
Proceso:
Las ramas de la gilicina se recolectan de abril a junio y se dejan secar para poder extraer la fibra de la corteza del árbol.
2012DSC_0489DSC_0494DSC_0599

Las fibras extraídas se hierven y a continuación son lavadas en el río. Después de este proceso, se unen para crear el hilo con el que se tejerá la prenda. Una de las características principales es la ausencia de nudos que dan al tejido un acabado final más fino.
article_koishibaramasao_p1

Algunas de las maravillosas piezas:
cordenate-252C07-252C04-01-025IMG_0327

Además de su moderno trabajo la empresa creada por Koshihara, Yushisha, también ofrece la oportunidad de participar en la producción mediante talleres.

 

Guardar

2 comentarios en «Fujifu, la tela de glicina 藤布»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.