Taller de teñido bingata: obi

bingata

Uno de los aspectos más interesantes del mundo del kimono es el teñido. Más que una prenda es una obra de arte para vestir, incluso en muchas ocasiones puede usarse como decoración colgado en la pared a modo de cuadro. Un ejemplo de este espíritu es Itchiku Kubota, un artista del teñido del kimono, en su museo podemos encontrar obras que se confunden fácilmente con obras de arte.

Al haber estudiado Bellas Artes siento una especial predilección por aprender de forma más profunda sobre el arte del teñido. Durante mi estancia en Kioto aprendí un poco de Kyoyuzen pero es una técnica difícil de realizar si no tienes espacio suficiente o las herramientas adecuadas (muchas de ellas profesionales).

Un día conocí a Yoko Kataoka y me descubrió otra técnica decorativa conocida como bingata.

¿Qué es el bingata?

El bingata es una técnica tradicional surgida en las islas de Okinawa en el siglo XV a raíz de las influencias del sudeste asiático, chino o India. Este estilo de teñido, similar al batik, es totalmente artesanal y utiliza plantillas para aplicar las reservas que ayudaran a realizar el teñido con pigmentos naturales.

Yoko Kataoka

yoko kataoka

Yoko Kataoka es una artista con más de 20 de trayectoria en el bingata, sus obras son preciosas combinaciones de elementos tradicionales y diseños modernos. Me encantó su estilo y decidí hacer un taller introductorio, donde se realizaba una pequeña obra. Hice una composición de un gato con flores de ume y lo usé para crear la obra de bingata.

Me gustó tanto la experiencia que decidí hacer otro taller esta vez más extenso para pintar un obi. Poder teñir y después vestir una prenda que has confeccionado desde cero tu misma es fantástico.

Yoko vive cerca de Figueres y ofrece cursos intensivos para realizar obras más complejas de bingata. Una fantástica y relajante experiencia en su taller, un lugar muy íntimo donde os sentiréis como en casa. La calma con la que trabaja es contagiosa, una maravilla para recuperarse del ajetreo diario. Todo el proceso de cortar la plantilla te transporta a un lugar meditativo. Si nunca habéis probado la técnica lo recomiendo encarecidamente.

La profesora es muy atenta y te explica detalladamente todo el proceso adaptándose al ritmo del alumno.

Proceso

Primero se diseña el patrón que se quiere estampar, no cualquier dibujo sirve y hay que adaptarlo para que encaje en la técnica. Este fue mi prediseño para el obi:

 

Una vez definido el dibujo, vamos realizando los cortes necesarios para aplicar la reserva sobre la plantilla.

Aplicamos la reserva, una pasta a base salvado de arroz, harina de arroz glutinoso, agua y sal.

Este fue el proceso de un día únicamente, el corte del dibujo es la parte más larga y es necesario dejar secar la reserva bien antes de aplicar el color.

Al día siguiente, continuamos con la aplicación del color en tres capas aumentado la tonalidad hasta conseguir el resultado deseado.

Una vez aplicado todo el color el trabajo está terminado, sin embargo hay que esperar varios días para qué esté completamente seco.

Por supuesto, el dibujo no queda así, ahora es momento de quitar la reserva mediante agua.

Y el resultado es el siguiente, la tela doblada de tal manera que se asemeja al resultado final.

 

Y finalmente, después de coserlo … ¡tachán!

Si estáis interesados en la técnica os recomiendo la web de Yoko Kataoka donde podréis ver los diferentes cursos que imparte así como sus productos artesanales.

¿Qué os a parecido esta técnica? ¿La habéis probado alguna vez?

 

 

 

Guardar

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*